Mi quinto embarazo (2)

Físicamente es un embarazo diferente, en mis cuatro anteriores todas las santas mañanas las pasaba vomitando. Éste me da un poco de tregua, no vomito siempre pero no me entra ni la comida ni la bebida. Tengo hambre pero nada es apetecible, lo que me provoca un vacío estomacal que me produce nauseas y malestar.
Estoy cansadísima, me paso mucho tiempo tumbada, más del que me gustaría ya que todo el trabajo, que no es poco, lo acarrea Sunie, ¡qué haría sin él! GRACIAS CIELO.
Si me pongo a hacer algo cuando el cuerpo me pide que descanse, entonces, nauseas y vómitos. Ni hablar puedo. Es increible. Entiendo que debe ser importante y delicado lo que se esté creando ahí dentro cuando necesita todo mi cuerpo en letargo.
Aún no he ido al médico, no me apetece nada seguir el protocolo. Sí que lo hice en los anteriores embarazos. Pero ¡qué pereza... analíticas, glucosas, ecografías...! Y con ello el efecto nocebo del que habla Michel Odent, que de eso, lamentablemente, no nos escapamos ninguna.

¡NO QUIEROOOOOO!
Si Dios o la Diosa quieren pariré de nuevo en casa, pero claro, estoy segura de que quien me atienda querrá haber tenido algo controlado el embarazo. Ya os contaré. Espero poder hacer los mínimos contoles posibles.

2 comentarios:

Ileana dijo...

NO SABÍA QUE ESTABAS DE NUEVO EMBARAZADA!!! ENHORABUENAAAAAAAAA!!!!

Cinco hijos criados con apego y respeto en estos tiempos, es más que un lujo.

Yo también pasé mi embarazo con náuseas y vómitos hasta el último día. Aunque a día de hoy, no lo recuerdo como nada malo, porque por demás lo disfruté muchísimo, para mí es el estado de mayor plenitud física que puede existir.

Un fuerte abrazo, Dara!!!

Cueta Gatarishi dijo...

Enhorabuena Dara! A pesar de que con lo que he leído no ha sido buscado. Saldrás adelante porque eres una mujer fuerte y con recursos. Déjate ayudar, delega trabajo y descansa todo lo que puedas sin culpabilidad?
Disfruta de estos meses de plenitud, del ahora, sin pensar en lo que será. ¿qué sabemos del futuro...?
Un abrazo muy fuerte lleno de energía (bueno, la intención es que sea energético, aunque yo ando flojita ahora, estoy con mi primera mastitis después de 5 años de lactancia).