¿Qué es un legrado?

Normalmente solo la mamá que ha pasado por un aborto sabe lo que es un legrado, o al menos, si no lo sabe técnicamente, lo ha vivido y sentido en su cuerpo.

Como ya vimos en un post anterior la mamá que llega a una revisión de su embarazo y se encuentra de sopetón con un "no hay latido", o está informada previamente (que suele ser raro) de las alternativas al legrado o está avocada a llevarse un legrado en pocas horas con lo que ello conlleva emocionalmente.

Un legrado es el procedimiento quirúrgico que se utiliza en los hospitales para "limpiar" el útero después de un aborto espontáneo.

Suele comenzar con la administración de algún oxitócico que haga que la madre  dilate. Se mantendrá a la  madre en ayunas ya que es una operación en la que se suele utilizar anestesia total y tras unas horas se procede a entrar en quirófano para introducir una especie de cuchilla en el útero con la que se van raspando las paredes del útero para extraer el embrión y los tejidos embrionarios. Hay una alternativa a la cuchilla y es una especie de pequeño aspirador que se introduce en el útero y arrastra los tejidos hasta dejar el útero limpio. Esta forma de legrado es menos agresiva con el útero.

Me traigo de la web de El parto el nuestro los peligros que puede acarrear un legrado:

• Peligro potencial de perforar el útero.
• Inhibición del proceso natural de baño de las hormonas del amor, antidepresivos naturales que pueden ayudar a elaborar un duelo de forma más sana.
• Las heridas que quedan en el útero tras pasar la legra, pueden producir cicatrices que dificulten futuros intentos de quedar embarazada, ya que el óvulo no encontraría una pared uterina lo suficientemente adecuada. Muchas veces tras el legrado el grosor uterino queda muy por debajo de lo que debería ser.
• Las heridas, en un extremo, puede llevar al conocido como Síndrome de Asherman, en el que el útero se cubre de cicatrices dificultando la concepción y provocando otros problemas asociados.
• Posibilidad de desarrollar sinequias: una especie de “hilos” que unen una pared uterina con la de enfrente, reduciendo el espacio uterino y dificultando la concepción.
• Los riesgos y efectos secundarios de la anestesia, ya sea epidural o total.
• En el momento en que se introduce en la cavidad uterina instrumental quirúrgico, hay riesgo de infecciones producidas por el mismo.

La mayoría de las veces se puede evitar un legrado, si la mujer informada así lo desea, con un manejo expectante del aborto espontáneo. Pero, bien es verdad, que hay ocasiones en que el legrado es necesario físicamente hablando y bienvenido, por tanto. Es el ginecólogo conocedor y respetuoso con la fisiología de la mujer el que nos va a indicar cuándo hemos de realizarlo si o si. Y suele ser cuando la mujer no se pone de parto por sí misma en un período de tiempo determinado o si una vez que ha pasado la expulsión continua la hemorragia más de una semana, huele mal o hay fiebre.

No es fácil someterse a un legrado y estar ahora embarazada y en unas horas no, creo que es un shock demasiado bestial. Tampoco lo es decidir esperar a que tu cuerpo decida el momento pero al menos te dará tiempo emocional a hacer la despedida y el duelo necesario.


http://blogspot.us5.list-manage.com/subscribe?u=a83ca7aebca6e747f871fc126&id=bbfa796bda

2 comentarios:

A cucurumbillo dijo...

Desde luego que no hay nada como la experiencia para aprender. En mi caso, como bien dices, cuando me dieron la noticia, no tenia ni idea de cuál era el procedimiento a seguir ante un aborto, era la primera vez que escuchaba la palabra Legrado. Afortunadamente tome las decisiones adecuadas, rodeándome de las personas adecuadas que me proporcionaron la información adecuada. Esto hizo que me sintiera segura de lo que estaba haciendo y confiada en que mi cuerpo sabría lo que tenia que hacer. Estaba en la semana 12 y su corazón dejó de latir en la semana 7, no tuve ningún síntoma que me llevara a pensar que pudiera haber muerto. Una vez ingresada con la vía apuesta, pensamos que lo mejor era pensar lo que queríamos detenidamente, ya que para hacerme un legrado siempre había tiempo. Nos fuimos a casa, hablamos con gente que había pasado por la misma situación que yo, con profesionales de la salud que actúan respetuosamente con la mujer en su trabajo y finalmente decidimos que íbamos a dejar que mi cuerpo hablara y esperamos. A los 4 días después de haber hecho la despedida que mi bebé se merecía todo se desencadenó de manera natural. Llevamos a cabo lo que se conoce como manejo expectante del aborto. Estoy contenta de haber tomado esta decisión y aunque emocionalmente esto no se pasa de un día para otro, físicamente estoy tranquila por que he seguido el procedimiento menos agresivo para mi cuerpo, respetándolo y dándole el tiempo que necesitaba. infinitas gracias por acompañarme con tu experiencia y tu dulcura en este momento tan dificil de mi vida. Te quiero preciosa!

Dara Doula dijo...

Gracias por aportar tu corazón con esta experiencia.
El trabajo de reconexión con tu cuerpo fue tuyo.
Me alegra que en el dolor hayas podido encontrar esa paz y tranquilidad.

Un besito