¿Qué pasa con la epidural?

Es la anestesia más usada en los últimos años, especialmente para las cesáreas. Su efecto se siente pasados entre 10 a 20 minutos. Se administra a través de una cánula que se inserta en la parte baja de la espalda, justo antes de la espina dorsal. La cánula se deja posicionada para administrar durante el parto las dosis necesarias. Lo que se pretende es dormir la parte baja del cuerpo, de cintura para abajo. Eso incluye los músculos pélvicos.

La epidural tiene muchos beneficios con respecto a otras anestesias usadas con anterioridad: la madre está consciente, no causa vómitos o náuseas como la general. Desde el punto de vista de hospitales y personal que trabaja en ellos las mujeres están quietas y “calladas” dando a luz.
Pero también tiene repercusiones que debes tener en cuenta, para ti y para tu bebé.

La anestesia epidural hace que la presión sanguínea baje sustancialmente. Para que la bajada de presión no os ponga en peligro, a la vez que la anestesia, se inserta una vía en tu mano o brazo para administrarte líquidos. Como no tendrás sensaciones en tus músculos pélvicos te insertarán un catéter para drenar la orina que vayas acumulando y evitar así una infección.

Una vez que la anestesia tenga efecto probablemente no podrás moverte. Te pondrán un monitor para ver cuándo tienes las contracciones y para vigilar el corazón de tu bebé. Aunque tú no sientas nada tu bebé está de parto y está sintiendo las contracciones.

Si la epidural se administra demasiado pronto en el parto, al relajarse los músculos pélvicos el bebé puede no posicionarse correctamente. Al no poder moverte y tener los músculos anestesiados no entran en juego los posicionamientos pélvicos que se dan en un parto natural, por lo que es más probable que tengas un parto por ventosa, fórceps (si aún se usan en tu país) o una cesárea.

Al tener los músculos pélvicos dormidos además puede que no dilates convenientemente por lo que te administrarán Oxitocina para que lo hagas. Esto hará las contracciones más intensas. Tu no sentirás nada pero si lo hará tu bebé, con el riesgo de entrar en estrés. De nuevo esto puede acabar en cesárea porque el bebé no soporte el ritmo de un parto inducido.

El riesgo de Episiotomía es mucho más elevado que en un parto natural ya que no tendrás el reflejo de expulsión del bebé porque la zona está anestesiada (mira el artículo “¿Tengo que empujar cuando esté dando a luz?”).

Estudios demuestran que 1 de cada 5 mujeres tiene fiebre tras la administración de la epidural. Esta fiebre es la misma fiebre que puede causar una infección intrauterina por lo que, como medida preventiva, se tratará al bebé inmediatamente tras nacer con antibióticos, lo que supone separación y molestias madre-bebé.

A un 3% de las mujeres no les causa ningún efecto la epidural, a un 12% sólo algo de efecto y para el 85% restante sí es alivio absoluto. Muchas mujeres se sienten drogadas con la administración de la epidural. Es importante que tu acompañante te ayude a centrarte en el parto, que vaya contigo a través de las contracciones, que te ayude a cambiar de postura dentro de lo posible. El que no sientas no quiere decir que no padezcas. Tus músculos pueden dañarse por la posición del bebé ya que no eres capaz de sentir ni de posicionarte correctamente, no puedes leer tu cuerpo. Es conveniente que tu acompañante te ayude al menos a cambiarte de lado cada cierto tiempo. Una doula es muy útil también en estas ocasiones ya que te ayuda a mantenerte centrada en el parto y a moverte.

En un 2% de mujeres se produce una punción lumbar involuntaria al insertar la cánula en la espina dorsal por error. Si esto sucede no se puede administrar la epidural y es probable que tengas dolor de cabeza intenso durante días o semanas.

Puedes sufrir picor generalizado. En casos muy raros, 1 de cada 5000 casos, la epidural puede matarte o hacerte sufrir parálisis permanente. No pretendo asustarte. Te doy datos que están al alcance del usuario. Cuando eliges una intervención debes saber los pros y los contras y valorar qué es lo que pesa más en tu balanza.

Para el bebé ya hemos visto que puede ser un parto estresante. Hay un mayor índice de problemas respiratorios en bebés nacidos con epidural que sin ella y es más difícil establecer el amamantamiento ya que el bebé suele estar más cansado. Como un parto con epidural tiene más posibilidades de fórceps, ventosas o cesárea debes añadir los contras de esas intervenciones para tu bebé.

Esto se basa en la experiencia científica y en los datos, en los hechos. Investiga al respecto si tienes dudas. Es importante que tengas toda la información para que tomes tus decisiones en consecuencia.

Si tienes la mala fortuna de tener un parto inducido, de tener algún problema médico, de sentir todo menos privacidad, de no estar lo suficientemente informada, es probable que te duela y mucho. Nadie te va a poner medallas por sufrir. Las anestesias están ahí a disposición del cliente. No serás menos madre por ello. Pero si tu embarazo y parto se presenta normal infórmate antes de pedir intervenciones que puedan ser innecesarias y acarrear peores consecuencias que remedios.

Conoce tu cuerpo y tus límites. Vas a conseguirlo. Tu parto va a ser tuyo. Y las endorfinas que segregan tu cuerpo en el parto son más poderosas que la morfina si las dejas actuar. Más que la epidural y sin efectos secundarios.

4 comentarios:

Gemma dijo...

Buenas noches, soy madre de una niña de 4 años y por desgracia tuve que recurrir a la epidural.Desde el primer momento jamás me la quise poner y me negava pero me pase 15 horas tan angustiada que no sabia que hacer y al final plas. Antes de tener a mi bebe estuve mirando el tema de tenerlo natural y en casa pero al final no encontre esa ayuda y ahora que soy madre estoy encontrndo por todos lados , que por supuesto tendre en cuanto para si viene el segundo, no quiero hospitales mi casa con mi familia y mi Doula.Lo pase muy mal para la lactancia y las comadronas me desesperaron y me querian hace pelear con mimarido por consecuencias de ellas, tengo muy mal recuerdo.
Os doy las gracias por lo que haceis que es maravilloso y lindo, os deseo mucha suerte y espero estemos en contacto. Gemma.

Dara dijo...

Gracias Gemma portus lindas palabras. Espero que el parto y nacimiento de tu segundo hijo sea íntimo y hermoso, como toda mujer merece. Estoy segura. Que así sea.

Anónimo dijo...

Como tener un parto natural en mi casa...si es suficient con una partera o es necesario q este un especielista...?

Dara Doula dijo...

Parir en casa requiere de unos requisitos que normalmente te contarán el equipo de atención al parto que contrates.