Afrontar el dolor en el parto

Tu Bebé 183. Por Blanca Herrera
Afrontar el dolor en el parto ayuda a que la mujer desconecte del entorno y se deje llevar por su cuerpo para parir. Pero si se interviene en exceso aumenta su intensidad.

El parto duele?
Sí.
¿Cuánto duele?
Mucho.” Esto es lo que les respondo a las mujeres embarazadas que vienen a los cursos de Educación Maternal en el Agua en Granada. Pero también les digo que el dolor durante el parto es perfectamente soportable, siempre que sea un parto en el que no se intervenga sin necesidad, un proceso en el que a la mujer se le permita estar y sentir su propio cuerpo, y en el que a su
cuerpo se le permita hacer su trabajo, ese trabajo para el que todas las mujeres estamos preparadas de forma instintiva y natural.
¿Dónde se localiza el dolor?
A algunas mujeres les duele el bajo vientre y lo comparan con un dolor fuerte de ovarios, a otras les duele la zona lumbar, a otras les duele todo. Hay mujeres a las que les duele más y otras a las que les duele menos; pero el peor es el tuyo, porque el dolor es siempre subjetivo.
Las contracciones uterinas duelen porque un músculo potente se contrae para abrirse y empujar al bebé por el interior del canal del parto, que va avanzando paso a paso a través de cuerpo de la mujer, presionando apretando.
Pero, quizás, la pregunta adecuada no sea si el parto duele o no duele, si duele mucho o duele poco. Creo que las preguntas que tenemos que hacernos las mujeres que esperamos un bebé son: ¿Para qué sirve el dolor en el parto? y ¿De qué manera afrontaré el dolor?
Una madrugada, después de un parto precioso, una hermosa mujer abrazada a su bebé me dio una de las respuestas; me dijo: “Ahora entiendo por qué duele tanto. El dolor te lleva, te atrapa y te hace olvidar lo que hay a tu alrededor. Simplemente sientes una y otra contracción, te
olvidas de las miradas, de cómo se supone que debes comportarte, te desconectas de este mundo y eso es lo que te permite parir”. Creo que ésta es una de las claves. El dolor en sí mismo empieza de forma progresiva y va aumentando en intensidad a medida que el cuello uterino se va dilatando y la cabeza del bebé va descendiendo por el canal del parto. Este proceso hace que nuestro cerebro segregue unas sustancias denominadas endorfi nas para contrarrestarlo. Las endorfinas son analgésicos muy potentes, similares a la morfina, que ayudan a las mujeres
a desinhibirse, a desconectarse del mundo exterior y rendirse a la experiencia. Pero para que se segreguen es necesario que la mujer dé a luz con las hormonas que fabrica su propio cuerpo.

UNA EXPERIENCIA ÚNICA
El parto duele, y mucho, pero este
dolor tiene su sentido, permitir a la
mujer introducirse de forma instintiva
y sin condiciones en el arduo
trabajo de dar a luz una nueva vida.
La mujer gime, se contonea, se retuerce
y exterioriza su dolor, pero
al mismo tiempo también expresa
el placer de lo que está sintiendo,
esa oleada de hormonas que la ayudan
a vivir una experiencia única.
Como un atleta en una carrera de
fondo, puedes apreciar su gesto de
esfuerzo, de máxima concentración,
de dolor, de extenuación; pero, al
mismo tiempo, su propia superación,
su entrega y, finalmente, el triunfo
al llegar a la meta, al cumplir sus objetivos.
Como el de la mujer que pare,
el cuerpo de un atleta está cargado
de endorfinas que le ayudan a
superar ese esfuerzo supremo. A
poca gente se le ocurriría sedar esas
sensaciones o calmar ese dolor, porque
sabemos que al tiempo que se
mitiga esa sensación se pierde en
cierto modo la euforia, el sentimiento
de superación y de triunfo.
Muchas mujeres, recuerdan su parto
de forma diferente a como ha sido
visto desde fuera. Me acuerdo con
mucha simpatía de las caras de al-
gunos padres en el posparto, al oír a
sus mujeres decir “ha sido maravilloso”,
“que experiencia más bonita”
o “pues no ha sido para tanto, pensaba
que dolía más”, como si pensaran
que ella y él hubieran estado en partos
distintos. Porque ellos, desprovistos
de este maravilloso cóctel hormonal,
no pueden disfrutar de esos
recuerdos amortiguados.

BUSCAR ALIVIO
En cuanto a la duda sobre la propia
capacidad para enfrentarse al dolor
en el parto, es importante saber que
los analgésicos y anestésicos, incluida
la epidural, alivian el dolor, reducen
o aletargan esas sensaciones,
pero al mismo tiempo influyen en la
evolución del parto y, en cierta medida,
pueden afectar al bebé.
Últimamente escucho a muchas mujeres
decir que no tienen necesidad
de sufrir en el parto “porque ya existe
la epidural”. La epidural es un recurso
valioso pero tiene efectos secundarios,
por lo que no tiene
sentido utilizarla de forma indiscriminada
con todas las mujeres.

NO ES LO MISMO
Por otra parte, sentir dolor en el parto
no es sufrir. Sentir dolor en el parto
es simplemente eso. El sufrimiento
va acompañado de un proceso
psicológico que poco tiene que ver
con el dolor físico. Se sufre cuando
te tratan mal o estás pasando por
una situación desagradable o que te
resulta molesta emocionalmente. Se
sufre cuando se pierde la autoestima,
el control sobre el propio cuerpo,
y cuando no puedes tomar las
decisiones que afectan al proceso
que estás viviendo. He visto mujeres
que no experimentaban ningún
dolor en el parto sufriendo por no
poder moverse, por no poder percibir
su cuerpo, por sentirse infantilizadas
y humilladas. También he
visto mujeres con dolor que han gozado
enormemente, que dicen haber
experimentado una de las experiencias
más intensas y dichosas de
toda su vida. Por eso, creo que no se
trata de ser fundamentalista, pero sí
sensatas. Es como si alguien te dijera:
“Si sabes y quieres nadar, nada;
y si ves que no puedes más, entonces
utiliza un flotador”.

FUERZA INTERIOR
Cuando te preguntes cómo te vas a
enfrentar al dolor, intenta valorar todas
las alternativas y trata de imaginarte
qué harías si estuvieras en
un lugar incomunicado y no pudieras
pedir ayuda. Es posible que descubras
que dentro de ti hay más recursos
de los que imaginabas.
Creo firmemente que todas las mujeres
estamos físicamente preparadas
para afrontar un parto normal
sin intervenciones innecesarias, pero
también es cierto que es muy difícil
enfrentarse a un parto con un
alto grado de medicación y de intervenciones
sin ayuda analgésica.
Cuando se interfi ere en el proceso
normal del parto éste resulta más
doloroso. Duele más cuando se rompe
la bolsa de forma artifi cial, cuando
se utiliza oxitocina sintética, cuando
estás tumbada en la cama sin
poder moverte libremente y cuando
los estímulos externos (luces, voces,
monitores, etc.) no te permiten
desconectarte de la realidad.
El parto es un momento íntimo y entrañable
en el que se debería tener
una actitud de obsevación sin alterar
su desarrollo normal, vigilando
que este proceso natural siga su curso
sin intervenir más que en aquellos
casos en los que sea estrictamente
necesario. -
El trabajo de parto es más doloroso si se interfiere en su proceso natural

Cómo conseguir alivio
*Trabaja la respiración consciente
en el embarazo, y siente
como respirar lenta y profundamente
relaja tu cuerpo y tu
mente. La respiración agitada
acelera tu ritmo, tensa tus músculos
y aumenta el dolor.
*El agua caliente ayuda. La inmersión
en agua alivia el dolor
y facilita el parto. Mientras
estés en casa, llena la bañera
de agua a 37-37,5º C, apaga
las luces, enciende una velas y
date un agradable baño. El dolor
será más soportable.
*Los masajes en la espalda
con aceites (de almendras,
oliva...) calman bastante.
*Busca una postura confortable;
tumbada boca arriba es la
peor. Ponte a cuatro patas apoyada
en almohadas, tumbada
de lado, pasea, utiliza una pelota
de pilates...
*Reduce los estímulos. Un ambiente
cálido y agradable, con
luces tenues, música suave y
relajante, poca gente a tu alrededor
pero que sepa acompañarte,
que no molesten ni te
distraigan, te ayudará.
*Piensa en la utilidad de tu
dolor, que te está ayudando a
traer a tu bebé a este mundo.
Estabas deseando ponerte de
parto, conocer a tu bebé y tenerlo
en tus brazos, ver su cara
y sus manitas, sentir su cuerpo
caliente sobre el tuyo. Estas
contracciones poderosas
te acercan a ese momento.
*Siente que puedes hacerlo.
Exprésalo si lo necesitas, grítalo…
Gemir con tonos graves
y profundos a veces también
ayuda. Siente que tu cuerpo
está preparado para parir.

La maravillosa química interna
*Las endorfinas son potentes analgésicos y sedantes que calman el estado de ánimo, reducen los niveles de estrés y amortiguan las sensaciones.
Sólo se producen de forma adecuada en un parto normal sin intervenciones y relativizan las sensaciones que se experimentan.
*La oxitocina endógena tiene también efectos conductuales. Es la llamada hormona del amor y actúa sobre la memoria, haciendo que los recuerdos del parto sean más dulces y positivos. Produce cierta amnesia que permite a las mujeres entregarse a sus bebés recién nacidos.
Las endorfinas acompañan a la oxitocina natural segregada por nuestra hipófisis e impregnan el cerebro. No ocurre así si la oxitocina es sintética.

BLANCA HERRERA
Matrona del Hospital Comarcal de Baza (Granada)
Coordinadora del Grupo "Parto de baja intervención" de la Asociación Andaluza de Matronas

15 comentarios:

Nany Palacio dijo...

Hola Blanca, gracias por la informacion que publicaste, es de gran ayuda... personalmente te puedo decir que el dolor en el parto se puede reducir con metodos holisticos naturales" yo lo realize con mi segunda bebe y el dolor del parto fue mucho mas soportable que con Sophia (mi primera hija) estos mismos ejercicios los estoy practicando con mi tercer embarazo y cada vez mas siento que mi cuerpo se conecta mas con mi bebe... todo esto lo aprendi en el libro "los secretos para un parto sin dolor" mira la revision completa que realize en mi blog MamasVIP.com

Dara dijo...

Gracias Nany por ofrecernos tan buena información. sin duda visitaremos tu blog.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por esta informacion, bendicionies

My web blog ... Michaele Lauber

Anónimo dijo...

Hola! Yo la verdad no puedo ver a una mujer embarazada acabo de aliviarme y me siento tan desdichada sufri mucho tuve una hemorragia no se k me pasa no puedo ver alas mujeres embarazadas aparte mi esposi no estuvo alli nose como olvidar eso ayudenme un consejo xfavor

Dara Doula dijo...

Hola anónimo. Parece que has tenido una experiencia vital bastante traumática. Lo mejor es ponerte en manos de un/a profesional que te ayude a entender y soltar el dolor que todavía llevas contigo.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Que lindos consejos

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias por tu publicación. Estoy embarazada y, lógicamente, le temo al parto. Pero creo que las personas somos animales de costumbres y le tenemos miedo a todo lo desconocido. Cuanta mas información asimilemos, más preaparadas llegaremos a ese gran día.

Dara Doula dijo...

Felicidades por tu embarazo!!!!!
Es cierto, la información, entre otras cosas, nos facilita tomar la responsabilidad y coger poder para el parto y lo que sigue.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Excelente aporte!!!

Miguel Angel dijo...

Mi hermana estaba también muy preocupada con el tema del dolor en el parto. Además ella era primeriza, lo cual le
daba mas miedo aún; busco en internet y aplico lo que encontro en la pagina de:

http://www.remediemos.com/salud09.htm

dichas tecnicas le fueron muy utiles ya que le ayudo a eiminar el miedo con respecto al parto y asi mismo a sentir esa bonita experiencia de ser madre por primera vez.

Miguel Angel dijo...

Mi hermana estaba también muy preocupada con el tema del dolor en el parto. Además ella era primeriza, lo cual le
daba mas miedo aún; busco en internet y aplico lo que encontro en la pagina de:

http://www.remediemos.com/salud09.htm

dichas tecnicas le fueron muy utiles ya que le ayudo a eiminar el miedo con respecto al parto y asi mismo a sentir esa bonita experiencia de ser madre por primera vez.

Dara Doula dijo...

Gracias por tu aportación Miguel Angel.
Un abrazo

Fernanda Olle dijo...

Gracias Miguel Angel, andaba en la búsqueda de conocer como tener un parto sin dolor, con la web que has recomendado es dado por fin!!!! con una técnica muy buena y me faltan 3 meses pero ya tengo la guía, se la regalé a una amiga, quien la usó y me ha contado su experiencia, cuenta que tuvo un parto sin dolor tal y como explican en el sitio que has dejado, la verdad muchas gracias por tu excelente recomendación, ha sido de gran ayuda, es efectiva y muy cierta.

Anónimo dijo...

Tengo 7 meses d embarazo y quisiera obtener la guia para ponerlo en practica...como lo obtengo?

Tiare Alejandra Paz Monsálvez dijo...

muchas gracias!!!