Tu cuerpo sabe que hacer

Hay un lugar que puedes alcanzar dentro de ti misma donde hay paz en medio de las sensaciones poderosas. Con cada ola profunda del parto, respira, y siente cómo te deslizas hacia la somnolencia. Jadea ligeramente y contempla algo bonito, o cierra los ojos y mira los colores que las sensaciones generan en tu mente. Concéntrate por completo en tu cuerpo que se abre, no permitas conversaciones ligeras a tu alrededor, no dejes que nada te distraiga del poder que se está desdoblando dentro de ti. Perder la pista de donde estás puede arrojarte a un mar embravecido, permanece muy pendiente de cada sensación. A mí me encanta ponerme de rodillas en mis partos. Mi pelvis se abre con toda prontitud si estoy de rodillas y apoyada en algo (o alguien) suave. En mi sexto parto, me encantó la sensación de los jerseys de fibra polar que mis ayudantes llevaban. Gime y vocaliza sin reparos de la manera que te haga sentirte bien. Mi marido siempre puede adivinar lo cerca que estoy del momento del nacimiento porque mis jadeos y suspiros rítmicos se hacen progresivamente más altos, y, mientras me concentre en mis sonidos, en la fibra polar, mi respiración, mi barriga que se hace más blanda y lo bien que se está de rodillas, no percibo las sensaciones intensas como "dolor". El parto no es cuestión de trabajo duro y esfuerzo agotador, es un acto de entrega, de liberación, y de abrirse.
Asegúrate de que tu pareja no manipula de ninguna manera al bebé durante el parto. No debe tocarlo, nunca, hasta que el bebé haya nacido, y aún entonces, sólo con la delicadeza más absoluta. Los bebés, durante su nacimiento, están en el momento más vulnerable de su vida.
Tan pronto como el bebé haya nacido, acércalo inmediatamente a tu cuerpo, esto es muy importante, para ambos. En ti desencadena una fantástica cascada de hormonas que ayudan a que tu útero se retraiga perfectamente y deje de sangrar. Para el bebé, es el abrazo más importante que nunca recibirá en su vida, el que le enseña cómo hacer todos los demás.
Hay que mantener calientes y secos tanto a la madre como al bebé. Asegúrate de antemano de que tu pareja sepa envolverte acogedoramente con sábanas y mantas de franela absorbentes. Intenta practicar durante el embarazo cómo quieres que tu pareja te trate después del parto. Haz unos cuantos "ensayos" de como deberá cubrirte y mantenerte caliente. La iluminación deberá ser suave.
No te preocupes demasiado por la limpieza justo después del parto. Este es el momento más hermoso, primario, especial de tu vida: ¡tu bebé acaba de nacer! Disfruta los fluidos, los olores y la majestuosidad animal del parto como se supone que debe suceder: con amor, en privado, y en su propio elemento: en casa. Después del parto, asegúrate de que venga alguien a quien quieres y en quien confías para cerciorarte de que estás bien atendida. Necesitas estar cómoda, bien alimentada y sentirte protegida. Aquí es donde muchos de nuestros compañeros pueden tropezar. Son ayudantes magníficos durante el parto, pero pueden sentirse perdidos después, cuando se les pide que nos protejan y mimen mucho más de lo que quizá son capaces. Muchos hombres tienen limitaciones en cuanto a su capacidad de dar, y es la responsabilidad de la mujer que pare asegurarse de tener alguien a quien pueda llamar para que sus necesidades postparto se cumplan. Y recuerda, NUNCA cortes el cordón antes de que salga la placenta. La sangre del cordón puede ser la tabla de salvación para un niño, es su fuente de oxígeno antes de que pueda respirar, así como el aporte de un montón de nutrientes que le mantendrán sano durante toda su vida. Una buena forma de saber si el cordón está listo para ser cortado es esperar hasta el alumbramiento de la placenta, entonces pregunta al bebé con tu corazón si está preparado para que se corte el cordón. El bebé te lo dirá.
Un número cada vez mayor de gente elige no cortar el cordón en absoluto y tener un nacimiento "de loto". La placenta permanece pegada al bebé hasta que el cordón se cae de forma natural, normalmente en 3-7 días. (Esto es perfectamente seguro. Los capilares del cordón se atrofian y secan dentro de las primeras 24 horas). Los nacimientos "de loto" son hermosos, dejan al niño con un sentimiento de plenitud para toda la vida, y, según dice la madre de un bebé con un nacimiento "de loto": "se dice que esta práctica ancestral permite una transferencia completa de energías de la placenta al bebé, acelerando así su desarrollo emocional, mental y espiritual". Los nacimientos "de loto" aseguran también que sólo visiten a la madre y al bebé las personas que realmente son bienvenidas dentro de este nivel de intimidad, manteniendo intacto el carácter sagrado de los días de recién nacido.

Extraido del libro "Resexualizing childbirth" de Leilah McCracken
(traducción de Maria Begoña Freijeiro Sabater)

9 comentarios:

SHAKTI dijo...

Espectacular!!!
Gracias por compartir ;-)

paloma dijo...

¡¡¡¡Maravilloso!!!! nunca había oído lo del nacimiento "de loto" me ha emocionado mucho. Después de cinco partos,je,je...y siempre se aprende algo. Bueno hoy estoy bastante triste y esto me ha animado. Un beso.

SYLVIA dijo...

PRECIOSO!!!!
Me he emocionado tanto al leerlo!!!
Es tan mágico, tan natural, tan de corazón!!!!!
gracias por compartirlo!!!!

Dara dijo...

Gracias a vosotras por dejar aquí plasmada vuestra emoción. Realmente es un texto bonito.

Oye Paloma, imagino que si ¿has leído En la tristeza pervivie el amor? Puede que te guste.

Un enorme beso

paloma dijo...

No ¿es un libro?

Dara dijo...

Si, es un libro de Elisabeth Lukas. Es muy cortito pero habla con un especial no se qué de como el duelo es un proceso de aprendizaje interior acerca de la pérdida de algo valioso. Y de como las personas que pasan por un duelo adquieren una sabiduría especial para permanecer conscientes de que, en este mundo transitorio, se puede disfrutar de unos valores que la muerte es incapaz de destruir.

No sé, ahí queda. Un beso enorme

paloma dijo...

Gracias Dara voy a buscarlo, ahora estoy inmersa en lecturas de este tipo....hija es lo que toca.
Me muero de envidia cada vez que veo tu foto de la barriguita. Muak...

Anónimo dijo...

Hola Dara, Hola Paloma!!! No soy de dejar muchos comentarios pero leo y me encanta visitar sus blogs.
Es maravilloso todo lo que voy aprendiendo de sus experiencias. Daría cualquier cosa por vivir en primera persona el embarazo y el nacimiento de un hijo. Es dificil explicar mis emociones, pero si de algo sirve aquí va... con mi esposo hace muchos años que intentamos tener un hijo, yo he puesto mi cuerpo hasta no dar más. Lo último fueron 2 tratamientos in vitro. Ya pasaron dos años de todo ello, y aún hoy sigo recordando dos momentos de ese tiempo: el día que me transfirienron los embrioncitos y el día (que no sé cómo)eso solo parece registrarlo el cuerpo de las mujeres, sentí que esa vidita se detenía... ni siquiera pude dar la noticia, algunos ni siquiera lo toman como una gestación... yo sentí el dolor más gande en mi alma y después todo lo que sigue...
Mis hormonas estaban revolucionadas e insesantemente trabajando, y ese día sentí que ya no.... y se me derrumbó la ilusión, y mi cuarpo después de todo se hizo sentir tanto!!! hasta hoy... pero pese a ello seguimos buscando o esperando que esa alma nos elija como padres. Hoy buscamos de otro modo, con hierbas y mucho trabajo interior... no sé por qué sentí que por aquí era el camino, a veces uno no lo puede explicar, simplemente las cosas se dan y uno toma ese camino. Más natural y menos agresivo para el cuerpo y las emociones, por eso sé de lo que se trata cuando uno debe hacer un duelo y hay imágenes y sensaciones que te acompañan todo el tiempo, en nuestro caso sin siquiera poder apoyarnos en un hijo.. solo en nosotros, y en la esperanza que en algún momento esa familia con la que soñamos pueda ser una realidad. Les dejo un gran abrazo con todo el corazón!!

Dara dijo...

Querida anónimo. Lo primero gracias por pasar por aquí y además regalarnos tu testimonio, tu proceso, tu sabiduría... Se distingue duro tu proceso hacia la maternidad pero tambien se distingue nítidamente cuanto te está haciendo crecer... No siempre es así y hay mujeres que se quedan atrapadas... tu disposición y tu apertura a mirar más allá es un enorme regalo.
Ojalá ese alma esté preparada pronto para poder habitar en tu cuerpo, en tu útero... el trabajo se está haciendo y el universo ya conspira para ello.

Todo mi amor.