La historia de tu nacimiento

El embarazo es una época ideal para averiguar sobre tu propio nacimiento. Pídele a tu madre que te cuente todo lo que recuerda sobre tu concepción, el embarazo y el nacimiento. Si tu madre no está viva, o está inaccesible, habla con otros miembros de la familia que puedan compartir lo que saben. Esto también conviene hacerlo aunque tu madre te cuente. También se puede recurrir al hospital donde naciste y pedir los registros de tu nacimiento (estos pueden llegar a indicar las drogas utilizadas, si el parto fue inducido, si eres un mellizo sobreviviente, o cualquier complicación que pudiera haber ocurrido durante tu nacimiento).
Este ejercicio puede resultar sumamente provechoso para comprender la manera en que nos recibieron en el mundo, si fuimos bienvenidas o no. Los daños físicos y psicológicos que tal vez experimentamos (por ejemplo, un nacimiento difícil, no ser deseada o no tener el sexo “correcto”, ser abandonado, etc…) puede afectar directamente nuestra manera de recibir a nuestro hijo. Para trabajar con el fin de sanar este tipo de heridas, se comienza juntando información sobre nuestro nacimiento.

Algunas preguntas que puedes formular son :

CONCEPCIÓN

- ¿Cuáles fueron las circunstancias de tu concepción? ¿Fuiste planeada o deseada o fui una sorpresa?¿Hubo indiferencia sobre tu llegada?¿Hubo algún pensamiento o intento de abortarte?
- ¿Hubo abortos anteriores a tu concepción?
- ¿Tu madre perdió algún hijo antes de tenerte a ti?¿Eres sobreviviente de mellizos?
- ¿Cómo era tu relación con mi padre por ese entonces?
- ¿Cómo se sentía tu madre física, emocional y espiritualmente?

EMBARAZO

- ¿Cómo fue el embarazo de tu madre? ¿Hubo complicaciones o problemas de salud?
- ¿Qué clase de apoyo o falta de él, recibió tu madre en estas circunstancias?
- ¿Qué tipo de asistencia médica recibió?
- ¿Cómo se sentía tu madre física, emocional y espiritualmente?
- ¿Cómo era la relación de tu madre con tu padre en aquella época?¿Cómo era su apoyo?
- ¿Cómo se sintieron los otros miembros de la familia con tu llegada?

NACIMIENTO

- ¿Qué recuerdas sobre mi nacimiento?
- ¿Hubo alguna complicación?
- ¿Fuiste anestesiada, hubo inducción, se utilizaron fórceps o algún método de aspiración?
- ¿Hubo alguna complicación con el cordón?
- ¿Quién me recibió? ¿Estuve en tu regazo, en el nido? ¿cuánto tiempo estuvimos separadas?
- ¿Fui amamantada? ¿cuánto tiempo?

Escribe en tu diario lo que aprendes sobre tu nacimiento y sobre todo cómo te sientes con lo escuchado. Es probable que necesites procesar y curar ciertas heridas físicas, psicológicas y espirituales que pudieran haber ocurrido. Según los que trabajan en psicología perinatal y prenatal, entre el 85% y el 95% de la población experimenta cierto grado de trauma prenatal o durante el nacimiento.

2 comentarios:

Laura Rosales dijo...

Hola!
soy nueva por aqui y me ha encantado leer este post. Actualmente estoy embarazada e imagino que sensible en cuanto al momento del alumbramiento. Estoy escribiendo un cuaderno a mi hija, que ahora está en mi vientre, y espero poder leerlo junto a ella cuando sea mayor. Nos servirá a las dos para estar más unidas, pero sobre todo lo hago para que tenga toda la información que podría perderse con el tiempo y la mala memoria...

Precioso post...

Te invito a mi blog. Estoy segura de que te gustará.

Dara dijo...

Felicidades Laura por ese embarazo y por tu genial idea de ir escribiendo... es una etapa tan bonita.
La mujer en Creación... su mejor obra.