8 de octubre 2009

Sin duda el nacimiento de un bebé es mágico y misterioso... a mi me conecta con lo sublime, con la esencia de la vida y por tanto del ser humano... somos tan milagrosos, tenemos tanto poder...

Desde luego que la pequeña Virginia tenía claro como quería nacer. Ni anestesias, ni muchas intervenciones médicas... jajaja mejor dicho ninguna.
Te confieso que me tiene asombrada la rapidez de tu parto. Rápido e intenso... ¿apenas dos horas?
¡Menudo regalo! Que nadie creyera tus dolores ha sido lo mejor que te podía pasar... no han tenido tiempo para nada.
Creo que la pequeña ha querido enseñarte que podías parirla sin desfallecer, sintiéndote, sintiéndola... ha querido que supieras lo poderosa que eres, la fuerza que tienes... no has necesitado adormecerte ¿lo ves? Ahí está, ahora entre tus brazos, en tu regazo, en tu pecho tibio...ese es su lugar, tu lo has hecho posible...¡sigue dándole lo mejor!
Enhorabuena MUJER, enhorabuena AMIGA.

1 comentario:

Cueta Gatarishi dijo...

Dara:
Has recibido un premio. ¡Puedes pasar a recogerlo en mi blog!

Un cálido abrazo,