La ecografía del primer trimestre

La ecografía del primer trimestre

Muchas personas se extrañarán al ver este título en singular y no en plural ("las ecografías del primer trimestre") porque muchas personas se realizan múltiples ecografías, especialmente en la medicina privada.
Muchos futuros padres están ansiosos por confirmar que el hecho de estar embarazada realmente significa que dentro hay un ser vivo. Piden al ginecólogo realizar una ecografia casi como quien exige un derecho por el que están pagando; muchos ginecólogos creen estar aportando algo claramente positivo si "regalan" una ecografía más aunque no sea necesaria; y en la medicina publica muchas mujeres acuden a un centro de urgencias hospitalarias con cualquier pretexto con la esperanza de que el ginecólogo haga una ecografía para ver por primera vez a su embrión de bebé.
Pocas personas piensan que la ecografía pudiera tener algún efecto indeseable. Pues bien, la primera ecografía del embarazo recomendada por la sociedades profesionales ginecológicas es tras cumplir 12 semanas desde la última regla y existen, a mi juicio, al menos dos posibles efectos perniciosos de ecografías antes de las 12 semanas.
El primero es que desde hace pocos años existen indicios en animales de experimentación de que la ecografia podría interferir delicados procesos en la formación del embrión por interferir en la migración neuronal de las células (Ang ES Jr, Gluncic V, Duque A, Schafer ME, Rakic P., 2006). De confirmarse este efecto es algo grave y podría estar siendo causa de muchas pérdidas de embarazos incipientes.
El segundo, no tan grave, pero más evidente, es el efecto como elemento productor de estrés. Cuando se realiza una ecografía el las primeras semanas de embarazo a menudo resulta ser demasiado pronto y no se puede confirmar el latido del corazón del embrión. Aunque se asume que lo mas probable es que sea demasiado pronto, a menudo esto obliga a ulteriores investigaciones, pues creada la duda, hay que confirmar que no es una gestación interrumpida, o extrauterina, etc, y es habitual que en ese tiempo la mujer esté en un estado de ansiedad al que no tendría por qué haber llegado. Pero además muchos embarazos muy precoces se pierden como parte de la normalidad, por azar; como es en una fase muy incipiente, la mujer tiene un sangrado mayor que una menstruación y lo expulsa sin problemas; detectar un embarazo incipiente interrumpido sólo lleva a tener que realizar una intervención (legrado) que de otra forma no habría sido necesaria.
Por eso mi recomendación particular es que la primera ecografía del embarazo se realice aproximadamente al cumplir 12 semanas, como recomiendan las instituciones profesionales, y no antes (salvo que exista una causa para ello).
La ecografia de las 12 semanas tiene por funciones medir al embrión para saber con precisión su edad, medir el pliegue nucal como parte del despistaje de cromosomopatías, y asegurar si se trata de un sólo embrión o más y, en ese caso, diagnosticar si se trata de una sola placenta o de más de una, lo cual tiene gran repercusión en el seguimiento posterior del embarazo.

Dr. Emilio Santos (Ginecólogo) Centro Urdimbre

4 comentarios:

Carlos Sarmiento dijo...

Con la tecnología de hoy en día, las ecografias 3D son una bendición para nosotros como papás. Es increíble poder ver con máximo detalle esa criaturita que ha salido de nuestro amor. Además con las ecografías 3D podemos identificar las enfermedades que pueda tener nuestro bebé durante el embarazo y estar preparados para cualquier cosa.

Dara Doula dijo...

¡Gracias Carlos por tu aportación!

Desde luego bienvenida toda la tecnología, incluidas las ecografías, cuando son necesarias.

Pero tengamos precaución con ella cuando no hace falta para salvaguardar algo tan sagrado y mágico como la gestación de un bebé.

El misterio también debe protegerse siempre que se pueda.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Yo fui la semana pasada a urgencias porque tenía molestias. En ese momento estaba de 6 semanas y en la ecografía se vio perfectamente el saco, pero estaba vacío. El ginecólogo de urgencias (era yo creo, de práticas, muy jovencito) me dijo que podrían ser 2 cosas: 1. que el embrión fuese aún muy muy pequeño, o 2. que fuese un huevo huero; y me emplazó a una nueva ecografía 8 días después (hoy); pero por lo que estoy leyendo...realmente hasta la semana 12 no debería hacerme más ecos porque probablemente hoy tampoco se vea nada, y me metan más miedo en el cuerpo y más estrés..

Dara Doula dijo...

¡Claro! No es necesario someterte a una preocupación cuando no es el tiempo.
Realmente los expertos cuidadosos con el bebé y con la madre aconsejan que no se hagan antes de las doce semanas.

Mucho ánimo, seguro que tu bebé está ahí acurrucadito :))